Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

La vida en tiempos de Jesús estuvo enormemente condicionada por los onerosos impuestos con los que los gobernantes cargaban a sus súbditos. Era una situación angustiosa para muchos trabajadores y comerciantes, que tras la sangría fiscal apenas les quedaba lo justo para vivir. Para comprender mejor esta triste situación, analizo en un breve documento los diferentes conceptos y tributos con los que se gravaba a la población y sus actividades. Os invito a todos a leerlo. Está disponible aquí: Los impuestos en tiempos de Jesús.

Zaqueo el architelonai observa a Jesús llegar (de James Tissot)

Zaqueo el architelonai observa a Jesús llegar (de James Tissot)

Read Full Post »

ebookYa he comentado anteriormente que a este proyecto de novela sobre la vida de Jesús le había salido un competidor. Una novela no tan alejada de las enseñanzas del Maestro, sin embargo. Pues bien, tengo el placer de comunicar que por fin esa novela, “El predicador”, finalmente está a la venta. Ya llevaba varios meses disponible en las distintas plataformas digitales, pero había algunos aspectos de la edición que no eran correctos. Por fin la primera parte de “El predicador”, en su versión digital, está correcta y disponible en las tiendas online. Se han subsanado algunas de las inconsistencias que aparecían en la primera edición, como por ejemplo el que no se veían bien los mapas, o que los capítulos nos estaban correctamente segmentados. Ha sido una larga espera pero finalmente el resultado ha sido el deseado.

Para aquellos que hayan adquirido el ebook en plataformas como Amazon, que dispone de un sistema de actualización de los libros, no debería representar ningún problema obtener la versión actualizada del mismo, pero en cualquier caso, si ha adquirido el ebook previamente y no logra obtener la última edición, no dude en ponerse en contacto conmigo para ofrecerle una solución al problema. Puede hacerlo a través de mi página web de Facebook: https://www.facebook.com/jan.herca

Para quienes aún no se han hecho con un ejemplar, no dude en adquirir uno, y sumarse a conocer las aventuras del singular Rémy. El precio de los ebooks en la colección SB ebooks, el sello editorial bajo el que se publica la novela, está muy comedido para la buena cantidad de horas de lectura y entretenimiento que proporcionan.

El enlace a algunas de las plataformas donde el libro se encuentra a la venta aparece en el lateral del blog. Animaos todos a haceros con uno. Si os está gustando el material sobre Jesús de Nazaret de este sitio web, os aseguro que “El predicador” y su protagonista no os defraudarán.

Read Full Post »

La competencia

El predicador_16052013_reducidoYa había comentado anteriormente que a este proyecto de novelas sobre la vida de Jesús le había salido un serio competidor. Bien, se trata de una nueva novela, titulada “El predicador”, que me ha supuesto un duro trabajo durante los dos últimos años, y que ahora recoge sus frutos. Por fin va a ser publicada dentro de pocos días.

Quien lleve algún tiempo siguiendo este blog, y cada vez me quedo más impresionado con las estadísticas del sitio que me indican que son muchos, habrá visto que ya no hay apenas nuevas entradas ni actividad productiva por aquí en los últimos meses. El culpable es este otro proyecto, que como duro competidor, supondrá “más madera” aún para mi escaso tiempo libre. Esto no significa que no vaya a continuar sacando más libros sobre la vida de Jesús. De hecho, existen dos volúmenes más ya terminados de esta colección sobre Jesús pero que por estar desconectados de los actuales ya publicados, todavía tendrán que esperar un tiempo para ver la luz.

Muchas otras obligaciones me impiden avanzar al ritmo deseable, pero ruego paciencia. Esta novela sobre Jesús continuará y habrá muchas más cosas interesantes en no mucho tiempo sobre el Maestro por aquí.

De momento, os animo a todos a que echéis un vistazo a un extracto del inicio de “El predicador”. Estoy seguro de que a los lectores ávidos de cierto “tocho de color azul” (el que lea que entienda), esta nueva novela no les defraudará.

Visita mi otro blog sobre “El predicador” para hacerte con el extracto y empezar a leer. Dejo abiertos los comentarios para que compartáis vuestras impresiones.

blogbanner

Read Full Post »

El torrente informativo de “La Quinta Revelación” es impresionante y sólo gracias a él hemos podido muchos vislumbrar, por primera vez, algunas cosas que ni se nos habían planteado a los cristianos.

Jesús y sus discípulos "silenciados"

Una de estas cosas es la existencia de muchos apóstoles o discípulos “silenciados”, seguidores de Jesús de gran trascendencia en los primeros compases del surgimiento del cristianismo, pero que con el paso del tiempo, acabaron sumidos en el olvido. No fueron mencionados por los primeros escritores cristianos, o fueron marginados a propósito.

Uno de esos casos fue el de David Zebedeo, del que nunca habíamos oído hablar porque pensábamos que los Zebedeo sólo fueron dos hermanos, Santiago y Juan. Una mención especial y aparte merecerían las numerosas mujeres, grandes creyentes y seguidoras del Rabí, de las que no tenemos noticia y de las que “La Quinta Revelación” sí se hace eco. Mujeres tales como Nalda, la samaritana a la que Jesús pidió de beber; Ruth, la hermana más joven de Jesús; Perpetua, la mujer de Pedro… Mujeres algunas que llegaron a formar incluso un grupo de doce “apóstolas” de las que evidentemente ni quisieron oír hablar gente como Pablo de Tarso y otros seguidores suyos, pero que sin duda debieron tener un papel muy especial en la primitiva comunidad cristiana (y si no léanse bien las cartas de Pablo y los Hechos y véase la enorme referencia a nombres femeninos que existen).

Pero este tema de las mujeres “silenciadas” da para mucho más y requerirá de un artículo especial para ellas, más adelante, cuando el tema surja a lo largo de la novela.

Hoy me gustaría hablar de otro eterno “olvidado” al que “La Quinta Revelación” parece estar queriendo rescatar del olvido: Abner.

Abner (nacido el 16 a.C. y fallecido el 21/11/74) fue un miembro nazareo de la colonia de nazareos de En-Geddí, y durante cierto tiempo el líder de esta colonia. Los nazareos, de los que ya hemos hablado en un artículo dedicado a los grupos religiosos judíos de la época, eran una organización pequeña de creyentes que hacían unos votos muy especiales en lo relativo a la pureza que les confería una distinción social muy alta, pues compartían el honor, junto al sumo sacerdote, de ser los únicos que podían ingresar en el Santo de los Santos en el Templo de Jerusalén. En este sentido, habría que ver a Abner como una persona muy respetada, incluso por el clero judío, al menos hasta que se hizo seguidor de Jesús.

Abner se hizo muy amigo de Juan Bautista en la orden nazarea. Abner había sido el jefe y líder reconocido de esta colonia de nazareos, seguramente hasta que su inclinación por Juan le hizo perder ese liderazgo (LU 135:2.4 y 142:8.1). Fue el principal de los discípulos de Juan, su brazo derecho. Tenía un grupo de discípulos de Juan a su cargo, todos de Judea. Abner era natural de Sebaste, en Samaría, pero es imposible que fuera samaritano, pues fue nazareo. Simplemente, nació en Sebaste (LU 144:9.1).

Abner se volvió un ferviente creyente de Jesús y su más firme aliado, más incluso que los propios apóstoles. De hecho, Jesús le confió la dirección de los setenta evangelistas (LU 144:7.4). Abner estuvo asociado a Andrés cuando los doce de Jesús y los doce de Juan trabajaron juntos (LU 146:3.9). (Conviene recordar aquí que fue Andrés, y no su hermano Pedro, quien ostentó la jefatura del grupo de apóstoles en vida de Jesús, aunque luego cambiaran las tornas). Aparte de los apóstoles de Juan que dirigió Abner, llegó a formar a su alrededor a un grupo de cincuenta discípulos (LU 163:0.1). “El Libro de Urantia” nos cuenta que su trabajo como predicador y el de sus discípulos asociados fue de más alcance que el de los apóstoles, llegando ya durante la vida pública de Jesús a enviar discípulos a Alejandría, donde se formó un grupo de seguidores del Maestro (162:9.2).

Tras la muerte de Jesús, Abner se convirtió en el jefe de la iglesia de Filadelfia, al igual que Santiago, el hermano de Jesús, lo fue de la de Jerusalén (LU 166:5.1-2), y tuvieron ambos graves desavenencias. Tampoco mantuvo buenas relaciones ni con Pedro ni con Pablo (LU 166:5.3), lo cual explica que ninguno de los evangelios posteriores mencionen ni su nombre. Abner, en estas disputas con algunos apóstoles, tuvo de su parte a Lázaro de Betania y sus hermanas, que vendieron sus propiedades y se mudaron a Filadelfia (LU 168:5.3). También fue apoyado por David Zebedeo (LU 171:1.5), y tuvo el apoyo de Natanael, quien vivió en Filadelfia durante un año (LU 193:6.4). Esto explicaría que ni David Zebedeo ni tampoco Natanael llegaran a aparecer como protagonistas en el libro de los Hechos, y en el caso de David, que ni se le mencione en los evangelios.

Abner realizó una inmensa obra de predicación hacia el este al igual que Pablo lo hizo hacia el oeste. De hecho, Abner tenía un visión más oriental o babilónica de las enseñanzas de Jesús. Abner mantuvo contactos estrechos con el hijo mayor de Cimboitón, el director de la famosa academia de Urmia donde enseñó Jesús durante unos meses (LU 134:6.15), pero parece ser que no eligió bien a los discípulos que envió a Urmia, porque éstos causaron mucha zozobra en la academia y tiempo después tuvo que cerrar sus puertas.

“El Libro de Urantia” no parece tener más que palabras de alabanza para Abner, a diferencia de las numerosas críticas que hace a Pablo de Tarso. Menciona a Pablo como uno de los grandes maestros religiosos universales, pero sólo por los grandes efectos que obtuvo, no porque sus enseñanzas fueran correctas. Dice “El Libro de Urantia” acerca de los discípulos de Abner: “Durante los últimos años de la vida de Abner y un tiempo después tras su muerte, los creyentes de Filadelfia que eran dirigidos por Abner se atuvieron a la religión de Jesús, tal y como éste la había enseñado, más que ningún otro grupo en la Tierra” (LU 166:5.6).

Abner vivió hasta los 89 años, y murió en Filadelfia el día 21 de noviembre de 74 (LU 166:5.7). Llama mucho la atención que los escritores de “El Libro de Urantia” sólo den la fecha de la muerte de este seguidor de Jesús y de ningún otro más, incluso de los apóstoles. Sin duda lo hacen como reconocimiento a este hombre incomprendido, al que se nota que colocan por encima de Pablo en cuanto a fidelidad al mensaje del Maestro. Por lo mucho que insiste “El Libro de Urantia” en las diferencias entre la predicación de Abner y Pablo (LU 171:5.6), se nota en él cierta preferencia por Abner. En “El Libro de Urantia” Abner es casi tan protagonista o más que Pedro y los doce; no hay más que ver qué últimas palabras más emotivas le dirige Jesús (LU 171:3.2): «Hijo mío, yo sé que tú serás fiel al reino, y oro para que el Padre te otorgue sabiduría de modo que puedas amar y comprender a tus hermanos».

¿Qué fue de esta Iglesia cristiana promovida por Abner y sus discípulos, además de por el apóstol Natanael y otros? “El Libro de Urantia” nos deja caer una información bien misteriosa: “La versión oriental del mensaje de Jesús, aunque permaneció más fiel a sus enseñanzas, continuó siguiendo la actitud poco transigente de Abner. No progresó jamás como lo hizo la versión helenizada sino que finalmente se malogró dentro del movimiento islámico.” (LU 195:1.11). ¿Dentro del movimiento islámico? ¿Es que hubo contactos y mezcla entre un cristianismo primitivo y el Islam? Pues bien podría ser, si atendemos a los estudios pioneros que algunos expertos como Günter Lünling han realizado sobre el tema. Sobre este asunto, que es digno de un artículo específico en profundidad (en otro momento), sólo dejo aquí un par de enlaces web y una cita, para que quien quiera profundice:

Es sabido que la Biblia no es un producto homogéneo de una sola mente sino que presenta una gran diversidad de ideas reunidas de forma más bien casual, y transmitidas de manera frecuentemente dudosa hasta su inclusión definitiva en el códice del Antiguo o el Nuevo Testamento. Hasta ahora, sin embargo, no se aplicaba la misma visión al Corán, que se acepta comúnmente como la creación de un único hombre, Mahoma – su nombre exacto era Mohamed ben Abdala – en el siglo VII (exceptuando, desde luego, quienes le atribuyen un origen directamente divino).
   El teólogo alemán Günter Lüling, de Erlangen, ha realizado una minuciosa investigación exegética del texto coránico. Llega a una conclusión prácticamente inaudita en la historiografía actual, pero no por ello menos convincente: el núcleo central del Libro Santo del islam está constituido por cierto número de canciones paleocristianas que más tarde fueron modificadas y enriquecidas con otras ideas.
   Las primeras publicaciones de Lüling en este sentido se remontan al año 1970. Fueron inicialmente rechazadas por los demás teólogos y orientalistas. Hoy, sin embargo, Lüling cuenta con diversos seguidores entre prestigiosos orientalistas alemanes, franceses e ingleses.

¿Acaso “El Libro de Urantia”, que se remonta a 1934, ya estaba anticipando con su párrafo 195:1.11 lo que empeiza a ser descubierto por la exégesis islámica moderna?

http://www.ilya.it/chrono/pages/corancristsp.htm
http://en.wikipedia.org/wiki/Günter_Lüling

Read Full Post »

Me encuentro estos días leyendo la última novela de J. J. Benítez, “El día del relámpago”, y volviendo a experimentar esa sensación extraña y agridulce que muchas veces me ha acompañado cuando he leído las últimas partes de la saga de “Caballo de Troya”.

¿Es sincero J. J. Benítez con sus lectores?

¿Es sincero J. J. Benítez con sus lectores?

No entra dentro de mis propósitos querer establecer ningún juicio de valor sobre las motivaciones que pueda tener J. J. Benítez a la hora de escribir y publicar sus libros. Creo que tiene derecho, como cualquier escritor, a divulgar su obra y promocionarla como mejor le parezca oportuno.

Sin embargo, ya desde hace tiempo, me sorprende mucho constatar una circunstancia en torno a sus novelas. He visto en Youtube la presentación que hizo en Madrid de su libro, y me llama poderosamente la atención que no hay ni rastro de El Libro de Urantia, ya sea en las preguntas que le hacen algunos asistentes, ya sea en sus comentarios o respuestas. Llevo mucho tiempo leyendo aquí y allá en artículos acerca de J. J. Benítez que el escritor ha reconocido alguna vez (muy pocas), haber utilizado El Libro de Urantia como una de sus fuentes de información para sus libros, pero que habitualmente no parece gustar de hablar sobre ello.

¿Por qué razón hace eso? ¿Por qué no habla abiertamente de El Libro de Urantia, si, tal y como yo lo veo, sus novelas de “Caballo de Troya” no son sino una adaptación en forma de novela de ciencia-ficción de la cuarta parte de las revelaciones de Urantia? ¿O es que acaso el propio autor se cree de verdad, como así parece dejar entrever en sus declaraciones, esa historia sobre viajes en el tiempo que contienen sus libros?

Me resulta chocante pero hay mucha gente que tras leer los libros de J. J. Benítez cree sinceramente que existió un militar norteamericano que puso hace años en manos del escritor una información clasificada sobre un proyecto para viajar en el tiempo, y que incluía entre otros avances científicos extraordinarios, un sistema de protección anti-balas ultrafino, un sistema de captación de información directamente del cerebro humano, así como un sinfín de cachivaches que exceden con mucho la imaginación más desbordante. Los últimos avances en microchips quedan en ridículo con los diseños y creaciones que este proyecto ultra-secreto estaba desarrollando ¡¡¡en plenos años 70!!!

Mi novela sobre Jesús de Nazaret fue al principio un intento por investigar los libros de “Caballo de Troya”. Mi investigación pronto me llevó a leer libros como “Jerusalén en tiempos de Jesús”, de Joaquim Jeremias, y otros libros de diferentes eruditos expertos en la época del siglo I.

En seguida pude constatar que en los libros de J. J. Benítez, como era esperable, había decenas de párrafos extraídos casi literalmente de estos otros libros. Estaba empezando a descubrir las fuentes en las que el escritor se había basado para escribir sus libros. Y eso es algo que es normal. Lógicamente, como todo escritor, J. J. Benítez se ha documentado para escribir sus novelas. Lo que ya no veo tan normal, aunque reconozco que J. J. Benítez es libre de hacerlo y de hecho le ha proporcionado innumerable éxito, es atribuir su texto a un origen falso o inventado. Yo creo que un escritor debe ser sincero con su público. Si al escribir un libro alguien utiliza una fuente y se documenta leyendo algo, resulta oportuno, en el propio libro o cuando le entrevistan, indicarlo. No me parece cabal querer dar la sensación al público de que lo que escribe en realidad no lo ha escrito él sino que son las transcripciones de un diario que recibió de alguien y que le pidió que fuera sacando a la luz progresivamente a lo largo de 30 años. ¡Qué casualidad, 30 años me parece una cifra muy cercana al tiempo que creo yo que un escritor podría necesitar para documentarse y escribir nueve libros! Sencillamente, no me lo trago. ¿Un diario que casualmente contiene decenas de párrafos extraídos de autores expertos en el siglo I, como Joaquim Jeremias? ¿No sería más lógico pensar que para querer rodear de un mayor misterio a su novela J. J. Benítez haya querido darla un toque a documento ultrasecreto?

Por qué hace esto J. J. Benítez con tanta fruición es algo que se me escapa. ¿Marketing? Quizá. ¿Que sus libros sean más enigmáticos le otorgan más credibilidad e interés que si simplemente dijera que es una adaptación de unas dudosas revelaciones publicadas a mediados del siglo XX en EEUU? Podría ser. Reconozco que cada vez que menciono “El Libro de Urantia” o “Las revelaciones de Urantia” me suena todo al libro del mormón. Urantia es una palabra extraña, extraña y poco agraciada para nuestros oídos tan acostumbrados a llamar a nuestro planeta simplemente como “La Tierra”. Tan extraña que en una de sus novelas J. J. Benítez parece avergonzarse de ella y la trastoca por “Iurancha”.

En cualquier caso, haya hecho lo que haya hecho J. J. Benítez con “La Quinta Revelación”, sería muy injusto menospreciar su trabajo. “El Libro de Urantia”, publicado en EEUU desde 1955, no vio la luz en español hasta 1996 (¡¡cuarenta años después!!) y eso gracias al esfuerzo de unos gentiles voluntarios que hicieron la primera traducción a nuestro idioma. No sería extraño pensar que hacia los años 70 J. J. Benítez no pudiera aguantar su impaciencia por ver algunas de las extraordinarias declaraciones de este libro publicadas en español y se lanzara a escribir varios libros sobre el tema hasta sacar su exitoso “Caballo de Troya”. Su fórmula de mezclar conspiraciones ultrasecretas, desciframiento de códigos y revelaciones sobre la vida de Jesús se ha demostrado ser una fórmula de formidable éxito, y si no que se lo pregunten a Dan Brown, que ha hecho lo mismo veinte años después.

Es gracias a Benítez que miles y miles de lectores de habla hispana han leído, sin saberlo, centenares de páginas de “El Libro de Urantia”, y se han contagiado de su estimulación por la búsqueda de la verdad acerca de Jesús, una verdad que desde luego cada vez queda más claro para muchos que no es la que nos han contado de manera tradicional.

Así que no es fácil juzgar lo que este escritor está haciendo con su obra, y quizá no convenga hacerlo. La verdad está ahí para quien quiera esforzarse un poco en leer no sólo un libro, sino un par de decenas. Cuanto más lee uno, y cuanto más contrasta lo que lee, más cosas descubre, y menos se deja engatusar por ideas peregrinas. Lo importante no es descubrir algo, sino no parar nunca de desear descubrir más.

Seamos justos y admitamos que J. J. Benítez ha conseguido algo al alcance de muy pocos. Las cifras de ventas de sus libros son un récord que no sé si otro autor hispano ha logrado. Desde luego, en los libros de Benítez aletea algo más, y no son proyectos ultrasecretos americanos. Hay manos moviendo unos hilos tenues pero muy influyentes que hacen que estos fenómenos literarios ocurran. La moda “Jesús de Nazaret” no es efímera. Es una moda que ha venido aquí para quedarse. De hecho no se ha ido en dos mil años. Y seguirá por mucho tiempo. Porque no veo que haya otro misterio, otro tema más enigmático y excitante que la vida de este “hombre” único y singular que fue El Maestro.

Dejemos por tanto a Benítez hablar de generales Curtiss y de Kissingers, y sigamos leyendo sus libros con la mente despejada y con la mano puesta en otra variada bibliografía. Porque al final, si somos despiertos, todo nos llevará a conocer más y mejor el tema en cuestión.

Lo dicho: que a leer toca.

Read Full Post »

Noticia de la buena. JJ Benítez sigue en la brecha y sacará en abril su última novela, que viene rodeada de un montón de misterio, y que seguro que hará las delicias de sus asiduos lectores entre los que me incluyo.

Visto en: http://www.planetabenitez.com/main/eldiadelrelampago.htm

20130222-225254.jpg

¿Ya habéis descifrado el acertijo que propone en su web? Voy a tirarme a piscina un poco a ver si acierto. Lo he leído varias veces y creo deducir que la novela versará sobre una visión o una experiencia postmortem de Eliseo, el personaje acompañante del protagonista de los Caballo de Troya. Quizá JJ Benítez quiera desvelar algunas de las informaciones que debe tener sobre lo que nos espera tras esta vida, que el denomina “El día del Relámpago”. Lo veremos, o mejor, lo leeremos. Quizá no acierte ni de lejos. ¿Qué os parece a vosotros? Dejo esta entrada con posibilidad de respuesta para el que quiera poner su vaticinio.

Read Full Post »

Esto sigue…

Este blog parece estar dando la sensación de que está olvidado, y no es así, ni mucho menos. Jamás he andado más atareado con mis escritos que ahora. Lo que ocurre es que este proyecto de escribir una colección de novelas sobre la vida de Jesús se ha encontrado de pronto con un serio competidor de mi escaso tiempo libre. Llevo ya más de dos años inmerso en un largo proyecto paralelo que no deja de impedirme regresar al relato sobre Jesús. Para quien tenga interés en este nuevo proyecto, iré desgranando cosas sobre él en mi blog personal y dentro de poco en un blog específico.

Por lo que respecta a este blog, he introducido un montón de pequeños cambios:

  • A partir de ahora utilizo mi pseudónimo como nombre de autor, Jan Herca, nombre que vengo adoptando desde hace un montón de tiempo y que se me olvidó usar aquí. Un descuido que quiero subsanar desde ahora para todo lo relacionado con mi labor como escritor.
  • La novela deja de llamarse “Buscando a Jesús de Nazaret” para denominarse más escuetamente “Jesús de Nazaret”. Nunca me había sentido satisfecho con el título y tras mucho pensarlo, creo que la simplicidad es siempre la mejor opción.
  • En la sección de mapas se incluye, por fin, revisado y actualizado, con los enlaces bien puestos, el mapa publicado en Google Maps con todas las localizaciones mencionadas en El Libro de Urantia que he podido situar hasta la fecha. Pulse en cada ubicación para obtener la descripción y vínculos al buscador de la web de la Fundación Urantia, a la Wikipedia, y a las excavaciones. Como verá hay un ingente trabajo ahí detrás, y espero que continúe.
  • He eliminado los enlaces a la web de Bubok como medio para obtener los libros. Después de más de un año publicando en Bubok los dos volúmenes que actualmente están disponibles de la novela, junto con sus Anexos, me he dado cuenta de dos cosas. Primero, que puesto que los libros en digital los tengo publicados como gratuitos, nadie adquiere los libros en papel. Es una evidencia clara de que “los nostálgicos del papel están en inminente extinción“, y lo encuentro lógico. Es muy bonito eso de ver tu libro impreso cuando por fin llega a casa, pero la verdad es que es igual de hermoso leerlo en el último iPad de turno. En segundo lugar, en Bubok todavía no tienen un buen soporte al formato ePub, que es un formato mucho mejor que el PDF para los libros digitales. Así pues, me he decidido a crear yo mismo las versiones en ePub de mis libros, y a partir de ahora los voy a distribuir únicamente en digital y a través de este blog o de otros sistemas de publicación que me ofrezcan mejores prestaciones respecto al formato ePub. Consulte la sección de Descargas para hacerse con la última versión de los libros tanto en PDF como en formato ePub. No se asuste del tamaño de los ficheros ePub de los libros Anexos. Su gran tamaño se debe a que he introducido en ellos imágenes de alta calidad, de modo que puedan ser disfrutados incluso en el iPad 3. Además, una notable mejora respecto de los ficheros anteriores es que ahora los libros de Anexos tienen las fotos y mapas a todo color. Antes se encontraban en blanco y negro pensando en que fueran a ser impresos en papel en Bubok.
  • He simplificado la sección de descargas dejando sólo un tipo de formato para cada cosa a descargar. Mantener varios tipos de formatos era tedioso y tampoco ofrecía gran cosa a los lectores de este blog aparte de crear confusión con tanto enlace.

 

Bueno, pues nada más por ahora. Espero que el enorme esfuerzo que estoy acometiendo en otras direcciones creativas me deje algo de hueco para ir sacando todo lo que tengo a medias de este proyecto. En ello estaremos, si es que tenemos tiempo.

 

Tiempo, tiempo, tiempo… Eso es lo que más me hace falta…

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: